viernes, 13 de diciembre de 2013

RISOTTO MARINERO (CON GAMBAS Y ALMEJAS)


INGREDIENTES (para 4 personas)

350 g de arroz arborio, carnaroli o bomba de calidad.
20 langostinos enteros.
Dos cebollas.
Un par de dientes de ajo.
Una zanahoria.
Un manojo de perejil
500 g de almejas.
75 g. de queso parmesano.
Un vaso de vino blanco (200 ml)
Un chorro de aceite de oliva.
Sal, pimienta, y una hoja de laurel si nos gusta.
50 ml de nata.


Primero pelaremos los langostinos y haremos un caldo con las cabezas y cáscaras, 

una cebolla, un diente de ajo, la zanahoria, unos granos de pimienta, una cucharadita
 de sal, y una hoja de laurel si es de nuestro gusto. Si tuviéramos unas cabeza
s o espinas de pescado estaría bien utilizarlas también. Aproximadamente
 un litro y medio de agua. Dejaremos hervir unos diez/quince minutos
 y después de probar y rectificar de sal si hace falta, colaremos
 y mantendremos caliente.

Por otro lado abrimos las almejas cociéndolas en una olla tapada

 con un poco de agua hirviendo. Cuando comiencen a abrir
 las reservaremos, desechando las que permanezcan cerradas.
 Investigamos el interior del resto para retirar posibles arenas o fangos.

Sofreímos el otro diente de ajo y la otra cebolla, picados en brunoise, 

cuanto más finos sean los trozos mejor, en un chorro de aceite de oliva. 
Cuando la cebolla esté pochada añadimos el arroz y revolvemos
 sin parar hasta que los granos se vuelvan de un tono más transparente.
 Echamos entonces el vino blanco sin dejar de remover, y a continuación,
 comenzamos a añadir el caldo cucharón a cucharón, dejando que
 el arroz absorba el primero antes de echar el siguiente. Fuego medio, 
el imprescindible para que hierva (el caldo que vamos añadiendo tiene
 que estar caliente para no cortar la cocción)

A los diez minutos apróximadamente podemos añadir los langostinos

 pelados, y seguir incorporando caldo sin dejar de remover con mucho 
mimo para evitar romper los granos de arroz.
Cinco minutos después agregamos las almejas, la nata, el parmesano

 rallado, y el perejil en abundancia. Probamos y rectificamo
s con más sal si es necesario. Una vez integrados todos los ingredientes, 
comprobamos que el arroz esté "al dente" y apagamos el fuego y dejamos reposar.

Podemos servir con más parmesano rallado y unas gotitas de aceite 

en crudo, tal y como está en la foto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario